BEBE AGUA PARA LAS HEMORROIDES.


La mayoría de las hemorroides tienen su origen o empeoran a causa de las heces duras y a causa del estreñimiento. Cuando las heces pasan demasiado tiempo en el intestino grueso, cuando tardan en expulsarse o cuando el cuerpo no está lo suficientemente hidratado, nuestro cuerpo empieza a absorber líquidos de las heces y estas se convierten en una masa dura, seca y de difícil para el tracto intestinal.

Quizá hayas escuchado alguna vez que hay que beber 2 litros de agua al día, que se debe tomar para conseguir muchos beneficios. Y quizá de tanto oírlo le hemos restado importancia. Pero si sufres de hemorroides, tienes que tomar 2 litros de agua al día, también caldos y frutas jugosas.  Así evitaremos la deshidratación que como hemos dicho, repercute en un mayor estreñimiento... algo que no nos conviene si sufrimos de hemorroides, ya sean internas como externas.

Por último, muchos alimentos contienen fibra y los podemos tomar para evitar el estreñimiento. No obstante, lo ideal es que los alimentos con fibra sean jugosos. Ya que la fibra, absorbe mucha agua y puede producir una ligera deshidratación si no se bebe suficiente y entonces conseguimos el efecto contrario, que el cuerpo retenga las heces para conseguir más agua. 

Por ejemplo, la mayoría de los panes, de la bollería, aunque contenga fibra, son alimentos alimentos que absorben agua, por tanto, lo ideal es tomar mucho líquido para contrarrestar la absorción.

UN EJERCICIO PARA LAS HEMORROIDES.

Las hemorroides, ya sean internas o externas, aunque se sientan más a la hora de evacuar, tienen su origen en una mala circulación sanguínea en la zona. Cuando estamos mucho tiempo sentados, la presión que ejerce el asiento sobre las nalgas, impide la circulación sanguínea de forma fluida. También impedimos que la circulación sanguínea sea fluida cuando permanecemos mucho tiempo de pie parados. Cuando la sangre se queda en la hemorroide o almorrana, esta se inflama y es cuando produce el dolor, escozor y en algunos casos sangrado.

Existe un ejercicio que tiene su origen en el yoga, que nos ayuda a mover la circulación sanguínea de la zona. Es ideal para cuando sentimos las molestias típicas que producen.

EL EJERCICIO:

- Nos tumbamos hacia arriba con las piernas flexionadas y la planta de los pies en el suelo
- Los brazos deben ir estirados a lo largo del cuerpo.
3º- Hay do movimientos que deben ir acompañados de la respiración:
     3.1º -  Inspiramos y arqueamos la espalda baja, la zona lumbar.
     3.2º -  Espiramos y llevamos la zona lumbar hacia el suelo. Es importante que esté en contacto la mayor superficie de la espalda con el suelo.



Repetiremos este movimiento de forma dinámica pasando del paso 1 al 2 como en el dibujo y al ritmo de la respiración. En la bajada o aplanamiento de la zona lumbar para estar en contacto con la superficie del suelo, el movimiento debe ser poco a poco, vertebra a vertebra. Desde las dorsales bajando una a una hasta llegar al sacro. En breve notareis resultados.
Debes colocarte sobre una esterilla o toalla, evita que el suelo esté frío.

En Yoga existen muchos ejercicios que nos son útiles para reducir las hemorroides o almorranas. En general, se tratará de hacer ejercicios invertido, que son aquellos en que la cabeza se encuentra debajo de la pelvis. Algunos ejemplos son:

Uttanasana

Halasana

ACELGAS PARA LAS HEMORROIDES.


La verdad, no es que sea el vegetal preferido de los niños, pero también es cierto que no suelen ser los niños los que sufran de hemorroides o almorranas. La acelga se toma para desinflamar ciertas partes de nuestro cuerpo como la vejiga, la próstata, tubo digestivo y hemorroides o almorranas que puedan aparecer en este. Además, sirve para problemas de estreñimiento facilitando el paso de las heces.

Primeramente, podemos incluir las acelgas en nuestra dieta. 

El modo más sencillo es hacerlo en ensaladas. Pero podemos hacer un caldo de acelgas. Estas son más suaves que las espinacas y su tiempo de cocción es menor. 
Debemos cortar las hojas verdes para hervirlas. Cuando el agua rompa ha hervir, se echan las hojas de acelgas y se deja que hierva durante 20 a 30 minutos. Se añade sal al gusto y luego se escurre para que no sepa amarga (yo personalmente le echo un chorro de limón).

  • Se debe tomar 2 veces al día.

Para sacarle el máximo provecho a las acelgas si queremos eliminar el dolor de las almorranas es aplicarlas directamente sobre esta. Lo único que hay que hacer es cortar unas hojas, lavarlas y dejarlas en la nevera. Se aplica la cantidad suficiente que necesitemos para cubrir la hemorroide y si puede ser, debe hacerse 3 veces al día, puedes ayudarte de una gasa.

PREVIENE LAS HEMORROIDES.


Normalmente, no queremos prevenirnos de algo que no nos ha afectado. Pero cuando hemos sufrido las hemorroides, cuando hemos pasado una crisis de dolores o incomodidad, lo que queremos es que no vuelva a suceder nunca más... aunque este ímpetu dure unos pocos días. Pero si aplicamos unos simples consejos podremos hacer que aparezca menos veces o incluso nunca. Veamos:

Deja la actividad sedentaria e intenta mover la circulación sanguínea. Si estamos sentados o de pie mucho tiempo, impedimos que la circulación sanguínea fluya por la zona, y por tanto se produce la inflamación.

2º Cada vez que hagas deposiciones debes limpiarte bien con agua y terminar con agua fresca. Puedes utilizar toallitas con Aloe Vera. Y evita las toallitas perfumadas o el papel que no sea muuuy suave.

3º No retrases las deposiciones, si te esperas a ir al baño, el colon absorberá mayor cantidad de agua de las heces y estas serán más duras y más compactas. Por tanto dolerán más y provocarán la inflamación de la almorranas o hemorroides.

4º Añade agua a tus dietas. Sobre todo si está compuesta por muchas proteínas... con mucha carne por ejemplo.

5º También debes tomar frutas y verduras que contienen mucha fibra. La fibra es una sustancia que básicamente sirve como lubricante del bolo digestivo, no tiene ninguna capacidad nutritiva. No obstante, tomar fibra también requiere de mucha agua, que normalmente tienen las frutas y las verduras.

6º Si tienes que estar tumbada durante varios periodos de tiempo, porque estés embarazada, tengas algún problema o por la circunstancia que sea, es mejor tumbarse de lado sobre el izquierdo. Evitarás comprimir la vena principal.

7º Mantener un peso corporal adecuado, a mayor peso mas se dificulta la circulación sanguínea y aumenta la retención de líquidos, así como la acumulación de tóxicos.

8º No levantar pesos pesados ni hacer actividades físicas muy intensas.

9º Es conveniente utilizar cojines especiales si tienes que permanecer sentado durante varias horas.

REMEDIO NATURAL: LECHE Y CEBOLLA

Se dice que Cleopatra se bañaba en leche de burra y que gracias a esto conseguía mantener una piel joven y saludable. Parece ser que esto no deja de ser una leyenda, no obstante, las empresas de belleza sí han sabido extraer las propiedades de la leche para añadirlos a sus cremas y ungüentos para la piel.



Para tratar las hemorroides, sobre todo si son externas, podemos utilizar la leche (no es necesario que sea de burra) y la cebolla (que ya hemos utilizado en otro remedio).

Preparación:
Echamos en medio litro de leche 1 cebolla bien picada en trozos pequeños. Calentamos la mezcla a fuego lento y justo antes de que empiece a hervir, retiramos del fuego.

Uso:
Aunque este remedio lo he encontrado en internet aconsejando que se aplique de alguna forma el vapor que salga de la preparación sobre la hemorroide, esto en la práctica de bastante difícil. Por eso, para conseguir un mejor efecto, no limpiaremos la hemorroides con la mano o una gasa muy suave. La mezcla no debe estar caliente. Mejor tibia o un poco más fresca.

Las propiedades desinfectantes y astringente de la cebolla junto con la capacidad hidratante de la leche, nos ayudarán a recuperarnos de las molestas hemorroides o almorranas.
Además, la leche es un alimento que forma una película pegajosa, que en estos casos nos ayudará como lubricante si sufrimos de estreñimiento o heces duras y secas.

Agregar en un litro de leche cuatro cebollas grandes cortadas en pedacitos. calentar a fuego lento y cuando comience a salir vapor, con mucho cuidado, colocar la preparación en un lugar apropiado de forma que el vapor actúe sobre las hemorroides y alivie las molestias.

HIGIENE Y LIMPIEZA DE LA ZONA ANAL.


Mantenga el área anal limpia, es importante para evitar la aparición de hemorroides y almorranas y también facilita que estas desaparezcan desde el primer momento.

Cosas a tener en cuenta:

  • No hace utilizar jabón, si no es un jabón neutro y poco agresivo, ya que hay algunos jabones que pueden producir cierta irritación... algo contraproducente si tenemos hemorroides. 
  • Tampoco es necesario utilizar toallitas, pero si prefieres utilizarlas, es mejor evitar aquellas que no contengan alcohol o perfumes.
  • Si después de lavarte, al secarte, te duele con el roce del papel, puedes utilizar el secador y secarte la zona suavemente, a cierta distancia para no calentar la zona.


Simplemente realice baños de asiento, báñese o dúchese diariamente o varias veces al días, con agua tibia y luego fresca. El agua fresca producirá la contracción venosa y reducirá la inflamación de la zona.

Este sencillo remedio es complementario al tratamiento que puedas realizar o a cualquier otro remedio que puedas sacar del blog.

EL CALOR Y LAS HEMORROIDES.

El calor. Seguramente habréis oído, o padecido si es el caso, que durante unos días de calor y bochorno, hay personas que se quejan de piernas hinchadas, que les duelen las piernas, que retienen líquidos o que les duelen las varices y se produce una mala circulación sanguínea sobre todo en las piernas. El motivo de esto es que el calor dilata las venas e impide que la circulación sanguínea se produzca con fluidez.

Pues así, igual que vemos que el calor continuado es perjudicial para las varices, para la circulación sanguínea, podemos llegar a la conclusión de que el calor continuado es muy perjudicial para las hemorroides. No es de extrañar que aquellas personas que más sufren de hemorroides son en general aquellas que, por sus circunstancias (como el trabajo), tienen que permanecer sentados en una silla durante horas y horas al día. Estar sentado tanto tiempo lo que hace es retener y almacenar el calor irritando aun más la zona anal. Y al calor hay que añadirle la presión continuada que se ejerce sobre esta zona dificultando el riego sanguíneo fluido, agravando aun más los problemas de hemorroides y almorranas.

Es por eso que si sufres de hemorroides o almorranas, es conveniente que evites el calor en la zona. No obstante, el calor no es del todo perjudicial si se hace con moderación.

FRÍO - CALOR

Uno de los tratamientos para combatir las hemorroides es alternar frío-calor. Por una parte el frío contraerá la inflamación y por otra el calor relajará la zona y reducirá el dolor.

No obstante, aunque con el frío sintamos un gran alivio, es mejor no aplicarlo durante un periodo muy prolongado ya que pasado un rato el frío es contraproducente. sI

Lo mismo sucede con el calor, se debe aplicar un calor suave y no dejarlo un periodo muy prolongado.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...